Es evidente que el vaso Shtox no es un móvil perpetuo, y que no gira gracias a una fuerza desconocida del más allá. Gira gracias al impulso inicial de su mano. Y, no obstante... ¿por qué gira a diferencia de todos los otros vasos? El secreto se esconde en el fondo del vaso Shtox especialmente elaborado. En su proceso de fabricación, los maestros esmeriladores experimentados perfilan con sus manos la forma del fondo de cada vaso. Es tan alta su precisión de esmerilado, que permite al vaso Shtox  girar primorosamente sobre sí  y permanecer al mismo tiempo estable y sin balanceos.