El deseo de ser original es un rasgo particular de la gente creativa. Ello se exterioriza en el modo de vestir, en el comportamiento y las maneras. Los regalos originales ayudan a evitar la estandarización en todas sus manifestaciones, a producir impresión, a permanecer en la memoria.     La originalidad del regalo suele manifestarse en la reacción de lo inesperado, en su sorpresa, y en la admiración que despierta. Se puede regalar, por ejemplo, un simple paraguas. Es un regalo útil, y el reconocimiento a la persona que ha hecho este regalo será garantizado. Pero un paraguas con la foto del protagonista de la fiesta sobre su faz interior  evocará además la admiración.  


Los regalos originales son guardados largo tiempo y con cuidado, son objetos de vanagloria y de orgullo. Ellos llaman la atención y al mismo tiempo hablan de la imagen del que ha hecho este regalo como de una persona relevante. Pero es caro, podría decir usted. Es verdad. La originalidad es cara, pero los gastos serán seguramente compensados, porque nada cuesta tan caro como la memoria y gratitud de la gente.   

Le proponemos los regalos originales para sus próximos, amigos, socios. Tal como es, por ejemplo, el vaso para whisky Shtox. La impresionante rotación del vaso con su bebida preferida sobre la mesa evocará cada vez un recuerdo de usted como de persona extraordinaria, de buen amigo y de socio bienvenido.