En el mundo de negocios, igual como en la vida cotidiana, existe la costumbre de ofrecer regalos, de obsequiar objetos de marca o con embalaje llevando el logo de marca. Estos son los “regalos de negocios”. 


No obstante, hace falta saber que en este caso es indispensable el sentido de la medida y el tacto, que existen ciertas reglas muy duras elaboradas durante muchos años. Según las reglas de la etiqueta, en el primer encuentro es la parte que invita la que debe hacer regalos. Es indispensable regalar algo al socio de negocios que ha venido en prueba de considerarle como un cliente de honor y un  invitado estimado. El vaso Shtox es el mejor regalo de negocios, que quedará en la memoria por mucho tiempo y hará recordar a menudo su sociedad como una cosa muy agradable. 

Se aproxima la Navidad o bien otra fiesta cualquiera y, naturalmente, aparece el problema del regalo a ofrecer. A los parientes próximos solemos hacer regalos de todo corazón, y a los colegas y socios de business se hacen a menudo regalos de poca importancia. Pero en ambos casos nos equivocamos frecuentemente y hacemos regalos absolutamente inútiles. Es terrible cuando un regalo de negocios es una baratija comprada en un quiosco de periódicos.  Semejante regalo no atraerá en nada su atención, pero sí podrá provocar decepción y hasta irritación... 

El vaso Shtox es una versión muy buena del regalo de negocios. Con el logotipo puesto de su compañía, el regalo mismo llamará la atención y, por consiguiente, la atención de su marca, en el transcurso de veladas corporativas y durante los encuentros confidenciales.